VINOS ESPUMOSOS

VINOS ESPUMOSOS

Verano. La época en la que el vino espumoso siempre se deja ver en los eventos de las noches estivales.

Es cierto que los vinos espumosos, culturalmente, han estado y siguen estando vinculados a celebraciones y a eventos festivos donde la alegría y la felicidad corre a raudales. Es raro no ver una celebración que finalice con un brindis con vino espumoso o un postre acompañado de este tipo de vino.

El handicap de estas costumbres es que, normalmente, el vino espumoso queda relegado a la última etapa de las comidas: los postres. Cuando el vino espumoso es un increíble aliado al inicio, nudo y desenlace de las comidas.

Podemos empezar un aperitivo con un refrescante y chispeante vino espumoso, seguir comiendo con él para desembocar en el postre finalizando la botella.

Pero descubramos un poco cómo se elabora este tipo de vino.

El vino espumoso se procesa fermentando el vino por segunda vez pero dentro de la botella o en una cuba cerrada generando que el CO2 no pueda salir por ningún sitio y no le queda otra que disolverse en el cuerpo del vino. Podemos describir diferentes tipos de vinos espumosos, en función del método que se utilice para su elaboración:

Método tradicional – Se utiliza el proceso originario de la zona de Champagne en Francia. Dentro de este tipo podemos encuadrar a los cavas españoles y los espumosos italianos. Y encontramos que el vino se fermenta en la botella.

“Grandes envases” o “charmant” – La diferencia básica es que en vez de botella, la fermentación se lleva a cabo en una gran cuva .

Transfer –  La fermentación se produce dentro de la botella pero el vino resultante se filtra, después se pasa a la botella final.

Como decíamos al principio, es una costumbre arraigada dejar el vino espumoso para los finales de las comidas pero es una costumbre no del todo acertada porque este tipo de vinos es mejor degustarlos abriendo la comida y como acompañante de platos pues su gasificación no es lo más idóneo para un estómago lleno.

Los espumosos están más indicados para maridar con comidas más frugales y livianas como pueden ser aperitivos, arroces y pescados.

No hay que olvidar que el sabor del vino sufre un cambio significativo en función de la temperatura a la que se sirve. Indicar que los espumosos necesitan una temperatura más baja para poder saborearlos y sacar el mayor provecho a su sabor. La temperatura ideal de consumo ronda los 6 y 8 grados.

 

Visítenos en www.beckerpina.com

CÓMO CONSERVAR UN VINO ABIERTO

Llegamos a casa cansados de una dura jornada y nos apetece una copa de vino, o a los sumo dos, pero no nos animamos a abrir una de nuestras botellas de vino porque tememos que se nos estropee una vez abierta y la condenamos, nuevamente, al rincón de “cuando llegue un momento especial”. ¡Error!

Abramos esa botella y disfrutémosla, sigamos el “Carpe diem” del vino.

Estamos de suerte porque tenemos la ventaja de que tenemos algunos trucos que nos pueden echar una mano para que la botella que hemos abierto se mantenga más tiempo en sus condiciones óptimas.

Hemos de tener claro que el gran hándicap que tiene el vino es el oxígeno, es lo que hace que se oxide y, por ende, que se estropee. Tenemos que combatir a este enemigo invisible.

A nivel doméstico podemos encontrar tapones de botellas que van acompañados de una bomba de vacío manual que saca todo el oxígeno de la botella bombeando varias veces. También existe diversidad de tapones ordinarios que ayudan a que la oxidación llegue más tarde.

A la hora de calcular qué vinos nos pueden durar más una vez abiertos, hemos de tener en cuenta que los vinos blancos y rosados tienen una vida más corta una vez abiertos.

Aunque resulte obvio, hay que tener en cuenta que las botellas de blancos, rosados y espumosos han de guardarse en la nevera, los tintos en lugar fresco a no ser que haga mucho calor, porque entonces también se podría guardar el tinto en la nevera pero habría que sacarlo un rato antes de su consumo para que alcance la temperatura optima de servicio de 16 – 18ºC.

 

 

 

 

Enlace

EL MEJOR VINO ES EL QUE LE GUSTA A UNO.

Los gustos por el vino son tantos, diversos y variados que jamás encontraríamos un solo caldo al gusto de todo el mundo. Esta diversidad, incluso, podríamos equipararla a las varillas de un abanico donde en un extremo tenemos al consumidor mega elitista, que es un entendido en vinos 100% y en cada descorche de botella se le va la vida llevando a cabo hasta el más nimio de los protocolos adecuados para el consumo del vino, como haciendo todo tipo de las ceremonias que el vino requiere para que su consumo sea un disfrute que roza casi lo divino; y por otro lado, tenemos la varilla opuesta donde aparece el consumidor que muy de vez en cuando toma algo de vino y cuando lo hace no le importa qué vino sea.

De vinos y de gustos, hay un gran abanico de posibilidades.

Es por eso que dentro de este abanico de perfiles podemos encontrar, entonces, multitud de tipos de vinos, de variedades de uva, de colores en los cuales siempre encajará un perfil de consumidor.

Un vino, por tanto, no es más que el gusto del que lo consume, es donde adquiere sentido la famosa frase: El mejor vino es el que le gusta a uno.

Visítenos en www.beckerpina.com

A que temperatura se debe tomar el vino

Tan importante como escoger un buen vino es saber servirlo. Muchas son las personas que siguen con la idea de servir el vino a temperatura ambiente, algo que sin duda es un error y puede llegar a arruinar por completo el sabor y la percepción del vino. Hablamos de una bebida de lo más sensible en la que se deben apreciar aspectos como la madera en la que ha madurado, así como el tipo de uva empleada y la zona de donde procede, algo que solo podrás conseguir si aprendes a servirlo correctamente.

Entre otros factores relacionados con el servicio del vino, la temperatura es el principal detalle a tener en cuenta y el cual nosotros queremos aclarar. Ahora que ya sabes que la “temperatura ambiente´´ es una expresión del todo relativa que depende del lugar en el que se encuentre cada botella, debes conocer también que cada tipo de vino requiere una temperatura diferente para así poder resaltar sus tan variadas características y aromas.

¿A que temperatura tomar el vino tinto?

Comenzamos con la variedad de vino más popular: el tinto. Este tipo de vino destaca por su oscura tonalidad e intenso sabor. Cuando se sirve a temperatura ambiente en una zona en la que en verano por ejemplo se está a unos 300, la elevada temperatura logrará ir evaporando el alcohol, de manera que los toques más desagradables en el paladar se irán acentuando progresivamente. Como puedes ver en la imagen, el vino tinto suele servirse entre los 12 y los 20 grados dependiendo de su variedad. Un consejo para servirlo correctamente en zonas muy calurosas es presentarlo en una temperatura algo menor que la recomendada, pues así estará a la temperatura perfecta al momento de consumirse.

¿A que temperatura se debe tomar el vino blanco?

Pasamos ahora al tipo de vino más populares en zonas costeras: el blanco. Es conocido por su maridaje con pescados, aunque hoy en día se sirve con platos de lo más variados. A una temperatura entre 6 y 12 grados centígrados, éste vino consigue resaltar su toque suave y frutal que tanto gusta. No obstante, conviene no enfriarlo más de la cuenta o se acentuarán los toques ácidos matando por completo los aromas que lo representan.

¿Cual es la temperatura recomendada para el vino rosado?

Finalmente, cuando hablamos de vino rosado es importante saber que debe tomarse de 6 a 8 grados centígrados. Con estos vinos ocurre algo similar a los blancos, cuanto mayor sea el cuerpo del vino, mayor podrá ser su temperatura. Solo cuando se trate de un rosado muy ligero se podrá servir a unos 5 o 7 grados aproximadamente.

Para terminar, te recordamos que enfriar el vino es importante, al igual que la forma de hacerlo. El congelador es, por ejemplo, una de los peores recursos a la hora de disminuir su temperatura, pues la tradicional cubitera o los enfriadores de botellas individuales son siempre mucho menos dañinos. Lo mismo ocurre con la forma de atemperarlo, pues cualquier cambio brusco de temperatura puede acabar con todo el sabor y la calidad del vino.

temperatura del vino

temperatura del vino

 

Consejos para comprar vino en nuestra tienda online

Sabemos que escoger un vino sin saber mucho de enología, tanto si se hace en una tienda física como por compra online, puede resultar abrumador. En ambos casos surgen miles de dudas y escoger uno al azar no suele ser una buena idea. Sin embargo, gracias a las tecnologías podemos disfrutar de una gama de vinos mucho más amplia y lo que es más importante, de información.

Ahora puedes comprar vino procedente de cualquier parte del mundo desde tu móvil, ordenador o tablet, sin tener que dar ni un solo paso. Nosotros mismos te ofrecemos una sección especial de vinos internacionales para cada tipo de vino. Esta comodidad ofrece muchas ventajas, aunque también implica seguir unos pasos y consejos que te indicamos a continuación.

  • Recomendación. En prácticamente todas las tiendas de vino online verás alguna sección destacada con vinos recomendados. Estos vinos pueden ser un buen indicador si por ejemplo se trata de los vinos más vendidos de la tienda y especialmente si van acompañados de la valoración y opinión de los clientes.
  • Información. Aunque veamos un vino muy popular en una tienda, conviene buscar información sobre el mismo en una fuente externa a la propia tienda. De este modo podrás encontrar otras opiniones e incluso cogerás cierta idea en torno al mundo de la enología. Consulta todo aquello que no termines de entender.
  • Comparación. Otro consejo muy recomendable, especialmente para todos aquellos que buscáis el mejor precio y le dais mucha importancia al tiempo de envío o a las opiniones. Al comparar diferentes tiendas online tendrás más opciones entre las que escoger la que más te interese y evitarás ser engañado con precios abusivos.
  • Maridaje. Tener en cuenta el tipo de alimentos con los que se va a consumir el vino es sin duda un factor clave. Lo normal es combinar el vino con el plato principal de forma que maride y el resultado sea agradable para el paladar. Si por ejemplo se tomará un pescado como plato principal, tendrás que consultar la sección de vinos blancos, mientras que con carnes rojas son los vinos tintos los más recomendados, pues poseen una mayor concentración tanica y gusto más potente.
  • Datos. La mayoría de las veces, cuando se consultan productos online tendemos a leer directamente las opiniones y el precio pasando por encima los datos. Este error es muy común y sin duda puede hacer que pases por alto algún detalle importante sobre el vino que acabas de adquirir. Nunca viene mal conocer algunos detalles como la añada, la edad o la variedad de uva con la que se ha creado.

Con estos consejos irás aprendiendo poco a poco y terminarás por manejarte sin ningún problema por las tiendas de vino online y sabiendo escoger por ti mismo.

Por si te queda alguna duda, esperamos que esta tabla te sea de utilidad y te ayude a decidir que vino es el mejor dependiendo de la comida.